FASES DE UN PROYECTO EMPRESARIAL



FASES DE UN PROYECTO EMPRESARIAL

Durante estos años ayudando a emprendedores y empresarios a desarrollar sus proyectos de viabilidad y a conseguir financiación, he podido comprobar la dificultad que han tenido muchos emprendedores en encontrar la financiación que buscaban para sus proyectos; en especial durante el largo periodo que hemos vivido de crisis económica.

He decidido enfocar el problema de la búsqueda de financiación, que es la principal barrera que tienen actualmente los emprendedores para poner sus proyectos en marcha.

Quiero establecer dos aspectos diferenciados en todo proceso de emprendimiento. El primer aspecto sería interno y el segundo aspecto sería externo.

Cada uno de estos aspectos estaría dividido en una serie de fases que el emprendedor debe desarrollar necesariamente  para que su proyecto tenga mayores garantías de alcanzar el éxito, que son las fases de un proyecto empresarial.

La primera fase desde el punto de vista interno es la creación y el desarrollo de la idea que se quiere poner en marcha. La idea surge en nuestra mente, y tenemos que desarrollarla en un ámbito de reflexión y diálogo internos.

En una segunda fase deberemos comprobar si nuestra idea es viable, técnicamente, es viable comercialmente y es viable económicamente. Para comprobar la viabilidad de nuestro proyecto en estos 3 ámbitos tendremos que realizar un Plan de Empresa o Plan de Viabilidad de nuestro proyecto.

Un factor que es fundamental antes de comenzar a buscar financiación, es reunir el equipo humano necesario para poner en marcha el proyecto.

Este será un apartado esencial en la realización de nuestro proyecto de viabilidad, ya que si no disponemos del equipo promotor necesario para comenzar la andadura de nuestra empresa, el proyecto estará abocado al fracaso antes de comenzar.

A veces, el equipo promotor se forma al principio, antes de realizar el Plan de Empresa. En este caso, si ya hemos reunido un equipo humano capaz de comenzar el proyecto, tendremos mucho ganado. Será el momento entonces, de realizar el Plan de Empresa.

Puede ocurrir que el emprendedor desarrolle el proyecto de forma individual, y se de cuenta que necesita un equipo humano que complete sus habilidades y capacidades profesionales, entonces deberá comenzar a desarrollar el aspecto externo en todo proceso de emprendimiento, que será buscar y convencer a dicho equipo para que forme parte del proyecto. Para ello, será necesario tener realizado el Plan de Empresa, que será una carta de presentación extraordinaria para el proyecto.

Voy a pasar ahora a comentar el segundo aspecto en todo proceso de emprendimiento, que tendrá 2 objetivos fundamentales:

- El primero, será buscar y convencer al equipo promotor que formará parte de nuestro proyecto, como ya he mencionado.

- La segunda fase, consistirá en buscar la financiación necesaria para que nuestro proyecto pueda arrancar.

Una vez dispones de un equipo promotor capaz de iniciar el proyecto empresarial y has comprobado la viabilidad técnica, comercial y económica de tu proyecto mediante la realización de un Plan de Empresa, es el momento de enfocar la siguiente fase, que será la búsqueda de financiación.

El mundo de la financiación es un mundo normalmente desconocido para los emprendedores, y se cometen muchos errores en una fase, que será crucial para tu proyecto.

En muchas ocasiones el emprendedor piensa que con una buena idea y un buen proyecto bajo el brazo, puede conseguir la financiación de una forma rápida, pero frecuentemente, y en especial en los momentos que vivimos actualmente, esto no es así.

La búsqueda de financiación se debe plantear como un proceso de negociación. El emprendedor debe ser capaz de demostrar que su proyecto es viable, pero además debe mostrar que arriesga algo de su parte en esta fase inicial de búsqueda de financiación.

Si el emprendedor se presenta solo con un buen proyecto en una entidad financiera, y no muestra que arriesga algo en términos económicos, bien sea una aportación de recursos propios al proyecto, bienes, etc). Lo más probable es que el banco no le conceda la financiación necesaria para poner en marcha su proyecto.

Por este motivo, comenzar con las manos vacías a la hora de solicitar financiación es un error, y puede ser muy frustrante para el emprendedor, comprobar que no puede conseguir la financiación que busca para su proyecto.

Esta fase el emprendedor debe comenzarla con calma y siendo consciente de las dificultades a las que se va a enfrentar.

La experiencia durante estos años ayudando a los emprendedores, me dice que para comenzar a buscar financiación para nuestro proyecto, deberemos contar como mínimo con un 20% o 25% de recursos propios; y buscar el resto mediante financiación ajena.

Pero, si no tenemos recursos económicos. ¿Cómo podremos conseguir ese 20% o 25% de recursos propios, de los recursos totales que necesita nuestro proyecto, para su puesta en marcha?.

Es necesario tener constituida la empresa, antes de solicitar cualquier tipo de financiación, y que el promotor se de de alta en el régimen especial de la Seguridad Social como autónomo.

Y además, quiero apuntar una cuestión importante, si el emprendedor tiene deudas impagadas con entidades financieras, Hacienda, la seguridad social, etc, y aparece en algún registro de impagados: RAI, ASNEF…, la dificultad para conseguir financiación será mucho mayor, dado que las entidades financieras, las Sociedades de Garantía Recíproca, y otras instituciones a través de las cuales se puede conseguir financiación, no le van a conceder la financiación al emprendedor en dichas circunstancias.

Dicho esto, voy a pasar a responder a la pregunta que formulaba al principio, ¿Dónde puedes obtener esos recursos propios iniciales?

En primer lugar, deberemos buscar todas las ayudas y subvenciones públicas que podamos encontrar para nuestro proyecto, a través de las Administraciones Local y Autonómica. Algunos ejemplos serían:

El Ayuntamiento de nuestro municipio.

La Diputación Provincial o la Comunidad Autónoma, a través  de sus Consejerías de Política Social y Empleo, Industria, Agricultura. Dependiendo del sector de actividad de nuestra empresa, deberemos dirigirnos a una u otra Consejería. Ya que la Administración Autonómica puede disponer de líneas de financiación específicas para empresas ubicadas en determinados sectores de actividad económica.

Instituciones u Organizaciones como las Asociaciones de Jóvenes Empresarios a nivel local, que pueden tener acceso a financiación para nuevos proyectos de emprendedores, en unas condiciones preferentes.

Las entidades colaboradoras de Microbank (El banco social de la Caixa), que se extienden a  lo largo de todo el territorio nacional. Estas entidades estudian los nuevos proyectos de los emprendedores, asesoran a los emprendedores, y pueden disponer de acceso a financiación para dichos proyectos, a través de Microcréditos; gracias a los convenios de colaboración que mantienen con La Caixa.

Una fuente de financiación que no debemos descartar, es nuestro entorno más cercano. Lo que se denomina Family, Friends  and Fools. En muchas ocasiones podemos encontrar, que este suele ser el camino más sencillo para conseguir esa financiación inicial que necesitamos para nuestro proyecto.

Por lo tanto, será muy interesante contar con esta posibilidad, y realizar está búsqueda de financiación en nuestro entorno más cercano.

En este caso debemos vender muy bien nuestro proyecto, de una forma profesional, igual que si enfocáramos nuestra búsqueda hacia una entidad financiera, o un Business Angel.

Deberemos hacer nuestro proyecto atractivo, y por supuesto, ofrecer algo a cambio de ese capital inicial que solicitas. Que puede ser una contraprestación en forma de participación en un porcentaje determinado sobre la rentabilidad del proyecto, o una participación en el beneficio que genere la empresa en los primeros años de actividad. Que haga nuestro proyecto atractivo para ese entorno más cercano, que pueden ser los familiares, amigos u otros contactos que quieran invertir en nuestro proyecto.

En función del grado de inicio y desarrollo de nuestro proyecto, deberemos enfocar nuestros esfuerzos en un tipo de institución o agente diferente para la búsqueda de financiación para nuestro proyecto.

En una primera parte, me voy a centrar en los ecosistemas de inversión privada existentes, en función de la fase de desarrollo del proyecto. Y en particular en las fases iniciales de un proyecto.

Las fases por las que atraviesa un proyecto empresarial en su evolución natural a lo largo del tiempo son las siguientes: Idea, Semilla, Start-Ups, Crecimiento y Expansión.

El emprendedor debería responder a 3 preguntas básicamente, para saber en qué fase de desarrollo se encuentra su proyecto, y en función de ello, enfocar sus esfuerzos hacia uno u otro agente dentro de los ecosistemas de inversión privada. Quiero simplificar el número de preguntas en este momento, para que podamos hacer un planteamiento inicial, que sea sencillo y útil para el emprendedor.

Las preguntas que nos debemos formular son las siguientes:

¿Está constituida y organizada la empresa?

¿La empresa tiene un producto o prototipo fabricado?

¿Está obteniendo beneficios?

Si la empresa no está constituida, ni por lo tanto organizada, estaremos en la primera o segunda fase. Pre-seed (Pre-Semilla), y  Seed (Semilla).

En esta fase de creación del proyecto, podremos acudir a los siguientes agentes del ecosistema de inversión privada:

VIVEROS DE EMPRESA

Los viveros o semilleros son espacios destinados a nuevos proyectos que necesitan espacio a bajo coste. El objetivo es el crecimiento del proyecto hasta su siguiente fase. Suelen ser de titularidad pública.

Los recursos que el emprendedor puede encontrar en el vivero alcanzan ámbitos muy diversos: desde un local en el que establecerse –contando con servicios comunes, lo que conlleva menores gastos iniciales– a, sobre todo, la disponibilidad de servicios de asesoramiento y formación que contribuyen a dotar al futuro empresario de una tutela mínima que le permita la inmediata puesta en marcha de su negocio. Suelen tener una estancia máxima limitada.

 

INCUBADORAS

Las incubadoras, similares a los viveros, facilitan la creación y el desarrollo de los proyectos de emprendimiento de tipo tecnológico con carácter previo a su lanzamiento. Se suelen localizar en centros tecnológicos y tienen una alta relación con las universidades locales.

Aunque existen de varios tipos, en general, las incubadoras apoyan a los empresarios con los asuntos técnicos, financieros, de logística, servicios de asesoría legal y administrativa y ayudan en el desarrollo de planes de negocio.

Las empresas que se incluyen en una incubadora suelen estar participadas por el grupo de inversores que gestionan la incubadora. Ésta suele ser la principal diferencia con el vivero de empresas.

CENTROS COWORKING

Son espacios donde los emprendedores comparten ciertas zonas comunes, y donde se generan sinergias entre proyectos de muy diversos sectores.

Se caracterizan no sólo por compartir gastos, sino porque sus integrantes están dispuestos a intercambiar ideas, conocimiento, proyectos y, en definitiva, a colaborar. En los centros de coworking se genera una comunidad que permite poner en práctica nuevos enfoques de trabajo, innovación y colaboración.

Una vez superada la fase del proceso de creación del proyecto, podremos dirigirnos a una serie de Organismos de Soporte, tales como:

AGENTES DE DESARROLLO LOCAL

Trabajadores de las corporaciones locales o entidades dependientes o vinculadas a una Administración local que tienen como misión principal colaborar en la promoción e implantación de las políticas activas de empleo relacionadas con la creación de actividad empresarial.

Como agentes promotores de empleo local tienen una función informativa, una función productiva y una función orientadora. La función informativa consiste en ofrecer información y asesoramiento sobre nuevas ocupaciones y actividades económicas; la función productiva trata de generar contenidos sobre esas nuevas ocupaciones y actividades; y la función orientadora consiste en hacer difusión y promoción de las nuevas oportunidades profesionales entre personas que buscan empleo, quieren mejorar su perfil profesional o quieren crear su propia empresa.

AGENTES SOCIALES(PATRONALES Y SINDICATOS)

El concepto de Agente Social se relaciona con una sociedad plural, que busca defender a todos los colectivos incluidos en la misma. Son, por tanto, organizaciones que representan intereses de carácter social y colectivo, principalmente en lo referente a materias relacionadas con los agentes económicos, aunque no exclusivamente. En ocasiones se les define por exclusión, en el sentido de que no son organizaciones o instituciones políticas o administrativas del estado. Ofrecen servicios de asesoría y acciones formativas para emprendedores y desempleados. Además, desarrollan y coordinan numerosos proyectos y programas sociales.

ESCUELAS DE NEGOCIOS

Instituciones académicas que cubren necesidades de formación de directivos y profesionales de alto nivel. Dentro de su oferta formativa se encuentran diversos cursos de especialización orientados a emprendedores.

Las escuelas de negocio son claves para el correcto desempeño de las habilidades y capacidades del equipo promotor a lo largo del ciclo de vida de la empresa. Últimamente, las escuelas de negocio están desarrollando más programas dedicados al apoyo a emprendedores, mientras incorporan de manera más relevante las nuevas tecnologías.

CENTROS DE INVESTIGACIÓN Y CENTROS TECNOLÓGICOS

Entidades sin ánimo de lucro, creadas con el objeto de contribuir al beneficio general de la sociedad y a la mejora de la competitividad de las empresas, mediante la generación de conocimiento tecnológico, realizando actividades de I+D+i y desarrollando su aplicación.

La actividad de estos centros se ha mostrado esencial para el desarrollo tecnológico e industrial de las pymes españolas. En el caso de los centros de apoyo a la innovación tecnológica de ámbito estatal, son creados con el objeto de facilitar la aplicación del conocimiento generado en los organismos de investigación, incluidos los centros tecnológicos, mediante su intermediación entre éstos y las empresas, proporcionando servicios de apoyo a la innovación.

Para la búsqueda de financiación en esta primera fase, podemos acudir a:

FRIENDS FAMILY & FOOLS

Se refiere a los inversores que confían en los proyectos de los emprendedores en sus primeros pasos, como ya vimos anteriormente. En estos primeros momentos, los inversores se encuentran entre los familiares, los amigos o algunos “locos” que depositan su confianza en los emprendedores.

Es el paso natural para todo emprendedor que está poniendo en marcha el proyecto. Una vez que se ha conseguido completar la primera etapa con este tipo de inversión, la siguiente ronda de financiación con otros actores del ecosistema se hará más sencilla.

 

 

 

Solicite Ahora su Plan de Empresa Personalizado